Todo por amor, nada por la fuerza

Un triunfo de corazón

tri1

Eran las 6:45 de la mañana y me dirigía al colegio, no había sentido nerviosismo antes pero solo con pensar que había llegado el gran día, me producía calambres en las piernas.

Al llegar al colegio vi a mis compañeros que conformaban el elenco  todos ya se estaban alistando, y así fue entre risas y repasos improvisados salimos del colegio, todo iba bien hasta que sin previo aviso sufrimos un incidente en el cual la escenografía cayó desplomándose por  la acera sufriendo daños irreversibles. La profesora creyó que todo había colapsado  y que posiblemente no encontraríamos solución a tan grande problema, pero cual ave fénix surgimos de las cenizas, y con el sueño de entregar lo mejor de nosotros, seguimos hasta el lugar donde se efectuaría el II Concurso Intercolegial de Poesía Escenificada…

Llegamos y las miradas del resto parecían cuchillos  atravesándonos, nos dirigimos hacia los camerinos y en ese momento ingresó la profesora Fennel quien sin duda fue una de las personas más importantes, pues siempre estuvo junto a nosotros con sus palabras, y su carácter tan carismático lleno de fuerza y amor hacia nosotros. Recibimos de ella las últimas recomendaciones y con un grito de aliento en medio de sentimientos encontrados nos gritó: – ¡Vamos chicos, ustedes son los mejores, vamos con el corazón, vamos con Dios!

Mientras esperábamos, analizamos nuestra competencia, realmente con el pasar de los colegios participantes nos dimos cuenta de que éramos los mejores sin lugar a duda.

Y llegó nuestra hora, era nuestro momento, teníamos que lucirnos , nos dirigimos hacia el escenario y al comienzo de la obra sentí que era el momento de darlo todo, comenzó la presentación, por un lado nuestro Coro en vivo, la pantomima intro y luego él, nuestro declamador Pablo, con su mensaje sublime: “Para mí todas sonmadres”… a más de un jurado arrancamos una lágrima y una sonrisa espontánea cuando la escena más conmovedora fue la de un bebé de 5 meses al final de la poesía en brazos de su abuelo: Pablo… quedó perfecto , los aplausos de todos dentro del auditorio  fue la satisfacción más grande que alguna vez halla sentido, salimos del escenario y sentíamos que ya habíamos ganado, esperamos y todo el tiempo parecía ser eterno.

Finalmente llegó el momento en el que nos dijeran quien había sido el ganador sentí que mi corazón se detenía…para no alargarles la historia nos dijeron que quedamos en segundo lugar, probablemente porque el año pasado habíamos quedado en primero y tendríamos que darle oportunidad a más colegios; probablemente por no sé que cosa…  lo cual no llenó nuestras expectativas; unidos fuimos donde Pablo, lo abrazamos y le dijimos que era el mejor de todos y que para nosotros era el ganador.

La satisfacción de haber hecho lo máximo de lo mejor era suficiente para complementar nuestro verdadero triunfo, un triunfo de corazón.

tri2

Por:Tracy Figueroa

2do. “A”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: